viernes, 31 de julio de 2015

La princesa Mirabai



Hoy he descubierto a la princesa Mirabai (o Mira Bai). El nombre lo he tenido delante de mí durante varios años y no había tenido la curiosidad de saber qué era o significaba (lo lamento). Hoy se ha presentado ante mí y me ha sorprendido gratamente llevándome a la investigación y lectura de unos hermosos poemas.

Era una mística y poetisa hindú que consagró su vida al dios Krishna, del cuál recibió como regalo una imagen cuando tenía tres años.


Es un personaje muy interesante, una especie de Santa Teresa de Jesús en la India (curiosamente coincide hasta en las fechas, ya que supone que vivió entre 1498 y 1546). Os dejo aquí dos poemas suyos muy reveladores de su pensamiento y sentimientos:

"Mi Maestro me ha revelado
el espejo dentro de mí;
ahora cantaré y bailaré en éxtasis.
Al verdadero Señor he llegado a ver
nadie sabe de este tesoro
que yace dentro de mi propio ser".



"Mi amor es mi casa,

miré hacia el camino durante años
pero nunca logré verlo.
Saqué el plato de veneración,
regalé mis joyas.
Después de esto, el envió palabra.
Mi oscuro amante ha venido,
la dicha está sobre mis brazos.
Hari es un océano,
mis ojos lo tocan.
Mira es un océano de dicha,
Lo toma todo en su interior".


Cuando quedó viuda, fue considerada una rebelde y perseguida por su forma de vida ya que se negó a suicidarse como mandaba la tradición de aquella época. Sufrió varios intentos de asesinato por parte de su cuñado (entre ellos, le envió un cesta de flores con una serpiente dentro que se convirtió en estatua cuando ella la toco) y fue perseguida durante toda su vida. Además, representó algunos de los valores más destacados de la lucha por la igualdad de la mujer:

 "un gran sanya-sin, se negó a recibirla porque era mujer, pero la respuesta de ella lo llevó humildemente a sus pies: -Decid al maestro- dijo Mirabai- que no sabía yo que hubiera en el universo ningún Varón, excepto Dios, ¿no somos todos hembras ante Él?" (Paramahansa Yogananda, Autobiografía de un Yoquï).

(Este artículo es un pequeño homenaje a mi maestro y a su Mirabai: te estoy agradecida por mostrarme el camino).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada