miércoles, 23 de diciembre de 2015

La primera tarde después de Navidad

Tomado de: http://image.casadellibro.com/a/l/t0/13/9788466776813.jpg

Cuando vi el título en una pequeña librería de Arévalo, no puede resistirme y mi Rey Mago favorito, adivinando mi deseo, me lo puso en las manos. 

Me parecía perfecto para leerlo la tarde siguiente que era 6 de enero: esa tarde que al igual que con la del 25 o la del día 1 no sabes que hacer y estás como "deshabitado" (gracias, tía Ceci por la expresión: es redonda).

Si queréis disfrutar de ese rato perezoso, os dejo esta recomendación: un cuento delicioso lleno de magia, fantasía, ternura, humor y aventuras donde las titas hacemos posibles miles de sueños de nuestros sobrinos.

No os echéis atrás porque sea un libro infantil: disfruta, simplemente.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Carta a los Reyes Magos


Foto tomada de: https://2012profeciasmayasfindelmundo.files.wordpress.com


Queridos Reyes Magos:

En estos días en los que andamos todos liados escribiendo la carta con nuestros deseos y nuestra lista de bondades que nos hacen merecedores de recibirlos, yo quiero pediros una cosa muy especial...

El mes de diciembre, mes frío y oscuro, es, además, una época del año difícil y rara ya que, a pesar del frío y la oscuridad, tenemos que demostrar que somos los más felices del mundo porque llega la Navidad o los más amargados, por el mismo motivo. 

Hemos convertido la Navidad en una fiesta tan, tan, tan especial que cualquier cosa que nos saque de los cánones nos hace sentirnos terriblemente mal: la soledad es más grande, las ausencias más tremendas, los problemas enormes y las dificultades imposibles de asumir. Tenemos que comprar como posesos, decorar casas y calles como si no hubiera un mañana y pediros miles de regalos materiales que suplan todas las carencias emocionales que tenemos durante al año: todo ese tiempo del que no disponemos para dedicar a nuestros amigos, hijos, pareja, familia, se suple con regalos que os pedimos para todos ellos, sin darnos cuenta que es más importante escuchar las penas de tu hija adolescente durante un rato en el momento que la traiciona su "mejor amiga", o el cansancio de aguantar las dificultades de llegar a fin de mes de tu hermano,  o darle un abrazo a tu pareja cuando está enfada con el mundo, que llenarlos de regalos un día al año.

Yo os espero con mucha ilusión todos los años; para mí es una fiesta muy especial en la que la magia vuelve a nuestras vidas y en la que todo puede ser posible. 

Por ello, ahora que estamos escribiendo las cartas, os pido que nos concedáis a todos un poco de paciencia para tratar con las personas que nos rodean y podamos escucharlas y comprenderlas; un poco de respeto hacia nosotros mismos y hacia los demás para que todos nos sintamos mejor unos con otros; un poco de cortesía y buenas maneras que harán más fácil la convivencia; un mucho de agradecimiento hacia lo que somos, tenemos y las personas que nos quieren, y la capacidad de regalar abrazos entrañables y cálidos todos los días del año.

¡Ah! No os olvidéis de la sensatez a la hora de dejar los regalos: no necesitamos tantos; a mi me enseñaron que se podían pedir sólo tres (uno a cada Rey Mago) y una sorpresa. Aún sigo así,  por lo que me pido...


miércoles, 16 de diciembre de 2015

¡Feliz Navidad con nuestro Belén!


Los que me conocéis, sabéis bien que me encantan los belenes y que disfruto mucho montando el nuestro. Este año me han hecho este regalazo de montaje que quiero compartir  con vosotros, para que podáis disfrutar de un paseo por las calles de nuestro belén.
Siguiendo la tradición napolitana, ya sabéis, hay que buscar el ratoncillo que se come el queso. 
Para los habituales, encontraréis muchas novedades.

Como ya se acerca la Navidad y luego no hay tiempo para nada, aprovechamos y os mandamos desde aquí un gran abrazo lleno de ilusión y afecto, junto con los mejores deseos para el nuevo año.

¡Ah! Los animales imaginarios han dejado su huella (una "tutuga" y un tigrecito): ¡A buscar!


domingo, 13 de diciembre de 2015

Conocerse a si mismo: Uffff!!!!


"Conócete a ti mismo" es un mándala que nos repiten continuamente desde todos los frentes, desde las teorías más sesudas de la inteligencia emocional hasta el mayor panfleto de autoayuda que puedas encontrar en las librerías. Es la frase clave para lograr tus metas y propósitos, el punto de partida para la correcta comunicación y la llave para alcanzar la ansiada felicidad. Es, pues, la "piedra roseta" de nuestro yo.

Pero... (y siempre hay un pero) ¿Nos conocemos? ¿Sabemos cómo hacerlo? 
Anuncio de entrada que no tengo la formula mágica: sólo quiero hacer algunas reflexiones que puedan sernos útiles, no únicamente para cada uno de nosotros, sino también para trabajarlo en la escuela y en casa.

En primer lugar, conocerse a sí mismo, es un ejercicio de valentía que exige un esfuerzo importante de sinceridad para poder hacer una buena autocrítica. No es fácil "mirarse por dentro" y poner encima de la mesa esa disección de nuestro carácter, nuestras debilidades, anhelos, el lado oscuro de nosotros mismos. Como dice Felipe, ¿y si no me gusto? La experiencia puede ser muy frustrante si no encontramos la persona que queremos o creemos ser.

En segundo lugar, exige tiempo: conocerse implica dedicar unos minutos diarios a la exploración por nuestro interior, a escuchar nuestros pensamientos, sentimientos, emociones, preocupaciones...  A estar en silencio y en soledad con uno mismo.

También exige saber escuchar a los demás: nuestra imagen personal se construye con una parte importante de los mensajes que, sobre nosotros, recibimos de los otros. Estos mensajes pueden convertirnos en héroes o en villanos según cómo sea esa relación y cómo nos "tomemos" las críticas o halagos de los demás.

Además, implica prestar atención a nuestras reacciones y preguntarnos el por qué de las mismas. Por ejemplo, si respondemos airadamente ante un comentario inocuo de alguien, tendríamos que pararnos unos segundos para ver qué estamos sintiendo y por qué hemos respondido así: puede que estamos cansados, o enfadados porque esa persona ha llegado tarde una vez más... Significa reconocer esa situación, poniéndole nombre, lo que implica que podamos parar la espiral de enfado o nerviosismo y actuar de manera más inteligente.

En último lugar mencionar que  es una práctica continua que no acaba nunca ya que cada una de las experiencias que vamos viviendo va moldeando nuestro carácter y personalidad provocando pequeños (o grandes cambios) que van modificando nuestra manera de ser.

El "gran problema" es que, por norma general, no estamos acostumbrados a hacer todo esto. No es algo que hagamos habitualmente, sino que surge como una necesidad en un momento determinado de nuestra vida, generalmente en la edad adulta y por un motivo concreto como una situación especialmente difícil en nuestra vida, ante una decisión muy importante o por que nos "ataca" el estrés y la ansiedad y tenemos que pararnos. Aún así, es un ejercicio muy saludable que te ayuda a limpiar de telarañas tu personalidad, a explicar muchos de tus comportamientos, a aprender y mejorar y sobre todo te enseña a quererte y a apreciarte porque también sirve para poner en valor todo lo hermoso que hay en tu persona.

Como padres y profes, como "educadores todos", creo que sería muy importante enseñar a los niños a conocerse (de acuerdo con su edad y sus posibilidades) desde pequeños, a saber apreciar en qué son buenos, a poner nombre a sus emociones, a saber qué les enfada, qué les asusta y con qué recursos cuentan para hacer frente a su vida. Parece difícil, pero no lo es tanto, simplemente es ir observando y escuchando a los peques e ir haciéndoles pararse a pensar. Además contamos con los juegos y sobre todo con los cuentos (mucho mejor si ellos son los protagonistas) para ayudarnos en esta tarea.
No olvidemos que hacerles personas autónomas e independientes implica este conocimiento personal.

¡Ánimo! Seguro que encontramos hermosas personas en nuestro interior.




domingo, 15 de noviembre de 2015

¡Portate bien!

¿Nos hemos parado alguna a vez a pensar qué queremos decirle a un niño cuando le decimos portate bien? Creo que no. En muchas sesiones con familias, he hecho la prueba de lanzar esta pregunta y hemos llenado pizarras enteras con el significado de esta expresión.

Cada uno de nosotros tiene un concepto muy diferente de lo que es portarse bien. Para unos es que el niño obedezca inmediatamente, para otros que no se mueva cuando están en un restaurante, que no se suba al sillón, que no se pegue con su hermano, que coma correctamente...
Todo esto  y mucho más es portarse bien y no sólo esto: en cada momento del día portase bien implica una cosa diferente. También es distinto si es con mamá, con papá, con la abuela, con el tío... Pongamos un ejemplo muy común: un niño que corretea por el restaurante, molestando al resto del comensales. Si preguntamos a los padres, el niño se está portando de maravilla porque les deja comer tranquilos. Por el contrario, si preguntamos a los vecinos de la mesa de al lado, tendrán la opinión contraria.

Si nosotros, los adultos, no tenemos claro qué es portarse bien, ¿creéis que un niño puede tener claro qué se espera de él cuando oye esta frase?

El ¡pórtate bien! es un mándala que repetimos una y otra vez, con la esperanza de que, de tanto oírlo, el niño "saque" sus propias conclusiones y se "eduque a sí mismo".
Pero para llegar a ese punto, hay muchos ensayos: ellos hacen cosas y puede ocurrir que tengan la suerte que en ese momento corresponda al ¡Qué bien te has portado!, pero también puede ocurrir que esa misma acción, con la abuela o con papá o dos horas más tarde, sea merecedora del reproche contrario.

Antes de soltar el manido pórtate bien o el cómo no te portes bien... paremos medio minuto y pensemos: ¿qué queremos que haga exactamente? Después se lo diremos, pero con varias condiciones:
  • Lo más concreta posible: cuando estamos en un restaurante, hay que estar sentado en la mesa hasta que terminemos todos de comer.
  • Mejor en positivo: los juguetes se comparten, las cosas se piden por favor y sin llorar...
  • Asegurándonos que el niño nos presta atención: le miraremos y la hablaremos directamente (no a voces de una habitación a otra), preguntándole si nos ha entendido.
  • Si la conducta va a tener una consecuencia (si no compartes los juguetes, nos marcharemos a casa, porque eso significa que no quieres jugar con los demás niños), esa consecuencia hay que cumplirla, por mucho que nos duela. 
Establecer normas y límites es fundamental para un buen desarrollo de los niños, tanto en el plano físico, como en el emocional y en el social (hablaremos más en profundidad de este tema en próximos artículos). Si seguimos con el pórtate bien generalizado y sin medida, lo único que logramos es batirnos en un duelo diario de poder constante y agotador entre el niño y nosotros, los adultos, para ver quién puede más: lo divertido es que luchamos en inferioridad de condiciones: ellos tienen más aguante y una intuición muy fresca que les hace ver en seguida cuáles son nuestros puntos débiles. En este vídeo, que ha circulado por internet, podéis ver lo inteligentes que son los niños y alguna de sus "armas".




miércoles, 4 de noviembre de 2015

Las relaciones personales; algunas ideas



Foto tomada de: www.amazon.es


"Aprende a mantener tu individualidad, confiando en tus propias virtudes y en tus méritos personales. Si desean que los demás crean en ti, recuerda esta verdad: no son sólo tus palabras las que producen un efecto, sino lo que eres y lo que sientes interiormente, es decir, lo que existe en tu alma. (...) Se sincero, amable, afectuoso y comprensivo."

"Si estudias con una mente abierta a las personas, serás capaz de entenderlas mejor y llevarte bien con ellas. (...) Descubre qué le interesa a tu interlocutor y luego conversa sobre ese tema, y no necesariamente de lo que te interesa a ti. (...) Cuando converses con alguien, no hables demasiado de ti mismo; (...) escucha."

"La mayor parte del tiempo, la gente habla y actúa desde su propia perspectiva. Pocas veces comprenden, o tratan de comprender, el punto de vista del otro. Si por falta de entendimiento te involucras en un conflicto con alguien, recuerda que tú eres tan culpable de ello como la otra persona, independientemente de quién haya iniciado la disputa. Los necios riñen; los sabios dialogan".

"El enfado se manifiesta cuando se ha contrariado algún deseo (decía Sri Yukteswar). Yo no espero nada de los demás, de modo que sus acciones no pueden estar en oposición con mis deseos."


"Si alguien te hiere profundamente, lo recuerdas. (...) Al acumular odio, o al devolver odio por odio, no sólo incrementas la hostilidad de tu enemigo, sino que también vas envenenando tu organismo, tanto física como emocionalmente, con tu propia ponzoña. (...) Retén la conciencia del bien. (...) Permanece calmado, sereno y siempre al mando de ti mismo. Descubrirás, entonces, cuán fácil es llevarte bien con los demás."

Estas citas son algunas de las que me han gustado especialmente del libro Donde brilla la luz de Paramahansa Yogananda. Creo que no se puede resumir mejor cómo manejar las relaciones interpersonales de una manera asertiva, empática y de igualdad.
En el libro se recogen enseñanzas, conferencias, pequeñas charlas, que Yogananda fue dejando a sus seguidores durante sus años de vida en Estados Unidos. Estas enseñanzas están destinadas a afrontar los desafíos de la vida diaria y va recorriendo desde problemas sencillos como tomar decisiones, lograr tus metas, hasta situaciones especialmente difíciles como las relaciones, el amor, la felicidad, el sufrimiento...

Esta lleno de sabios consejos y, sobre todo, su lectura te conecta con emociones muy positivas como la tranquilidad, la serenidad, la armonía. Es un buen compañero para el aprendizaje  del desarrollo personal. 

sábado, 31 de octubre de 2015

Camino del exilio II: Colliure, fin del camino.



Seguimos los pasos del exilio y llegamos a ColliureColliure es un pequeño pueblo costero,  con un castillo templario, una iglesia fortaleza que le presta su característico perfil, callejuelas coquetas y una luz especial que atrajo a algunos de los grandes pintores como Matisse.



Matisse: Vista de Colliure (tomado de:www.wmofa.com)

 Aquel pueblo de pescadores se ha convertido ahora en un destino turístico donde miles de franceses pasan sus vacaciones y donde aparcar el coche se convierte en una misión casi imposible, compensada por las mil formas que te ofrecen para comer mejillones (no desaprovechéis la experiencia si pasáis por allí).




Fotos tomadas de: www.leblogdejielka.com

Antonio Machado consiguió llegar a Colliure tres días después de cruzar la frontera, agotado, enfermo y sobrepasado por las circunstancias. Allí vivió sus últimos días y queríamos, de alguna manera, encontrarnos con su memoria; era una manera de continuar nuestro pequeño homenaje a todas las víctimas de todas las guerras representadas en su persona.


Machado en Francia (tomada de: http://img02.lavanguardia.com/2014/02/22/Antonio-Machado-en-la-terraza)


Acompañados por el libro "Exilio y muerte de Antonio Machado" de Joaquín Gómez Burón, empezamos a recorrer sus calles buscando la tienda de antigüedades donde le dejaron descansar mientras sus amigos le buscaban un lugar donde cobijarse tanto a él cómo a su anciana madre. Desde allí, logramos localizar la hermosa casa donde una hermosa persona le dio cobijo, consuelo y compañía mientras su madre enfermaba y moría y donde sentado en su patio escribió sus últimos versos "Estos días azules..."  La casa ha seguido siendo un hotel hasta hace muy poco y mantenía intacta su habitación; ahora está cerrada y con aspecto de abandono. 






Tomado de: http://www.abelmartin.com/

Por un estrecho callejón se llega al cementerio donde están enterrados los dos, en una sencilla tumba, que recibe el cariño de muchos de los españoles que pasamos por allí en forma de mensajes que recuerdan al hombre bueno, honesto, fiel a sus principios, al poeta y al pensador



Allí, delante de su rostro inmortalizado en bronce y con una bandera republicana con sus últimos versos, resonando en mi cabeza sus palabras, mil veces cantadas "le cubre el polvo de un país vecino y alejarse le oyeron cantar caminante no hay camino sino estelas en la mar", yo pensé en el Maestro, porque, D. Antonio, fue Maestro. Un maestro que  decía "yo quisiera dejar en vuestras almas sembrado el propósito de una Escuela Popular de Sabiduría Superior. Y reparad bien que lo superior no sería la escuela, sino la sabiduría que en ella se alcanzase(...) Nosotros daríamos lo que más veneramos; un saber de primera calidad".

Pensé en el maestro de aquellos tiempos que pasaba hambre (seguro que habéis oído decir a vuestros padres o abuelos, aquello de "pasa más hambre que un maestro de escuela") y frío por esos pueblos perdidos, pero al que se respetaba porque tenía algo que podía abrir las puertas de un mundo mejor: la sabiduría (aunque esta fuera sólo aprender a leer y a escribir). A los que se "respetaba" tanto que se les convirtió en una de las víctimas más habituales de la guerra civil y de su represión posterior; ¿cuántas personas fueron encarceladas y fusiladas por el simple hecho de ser el maestro del pueblo?

Allí, delante de su rostro, quise agradecer su esfuerzo y su trabajo a todos aquellos maestros que día a día se dejan la piel en las aulas por hacer "personas de bien", pese a la oposición de un maltrecho sistema educativo mil veces reformado, escaso de recursos y medios, formando parte de una profesión menospreciada ("El que vale, vale y el que no a magisterio": ¿no habéis oído esa frase?) sobre la que todo el mundo puede opinar (¿le decimos a un médico, un arquitecto, un abogado, un ingeniero cómo tiene que hacer su trabajo?). ¡No creáis que, en aquella época, ya se recibían reproches de los padres!:
"A veces recibió la visita airada de algún padre de familia que se quejaba (...)
-¿Le basta a usted ver a un niño para suspenderlo?-decía el visitante, abriendo los brazos con ademán irónico de asombro admirativo.
Mairena contestaba, rojo de cólera y golpeando el suelo con el bastón:
-¡Me basta con ver a su padre!"


Pensé en el maestro que decía a sus alumnos "sed modestos: yo os aconsejo la modestia, o por mejor decir: yo os aconsejo un orgullo modesto (...) Recordad el proverbio de Castilla: "Nadie es más que nadie". Esto quiere decir cuánto es difícil aventajarse a todos, porque, por mucho que un hombre valga, nunca tendrá valor más alto que el de ser hombre. (...) Huid de escenarios, púlpitos, plataformas y pedestales. Nunca perdáis contacto con el suelo; porque sólo así tendréis una idea aproximada de vuestra estatura."

¿Hay mejor enseñanza? ¡Gracias, Maestro!

Tomado de: www.amazon.es


Todas las citas pertenecen a la obra de Antonio Machado, Juan de Mairena, En este libro Machado, utilizando a un heterónimo, Juan de Mairena, va recogiendo sus pensamientos y reflexiones sobre España, la política, el estado, la filosofía, la educación, la vida... Os recomiendo su lectura: salvo algunos momentos más pesados, su lectura es ágil y tiene momentos realmente divertidos resultado de una ironía muy fina




sábado, 24 de octubre de 2015

Un libro de vez en cuando: Maldito amor

"«Yo soy así», «Esto no se puede cambiar»... No es verdad, nadie es «así». Somos lo que hacemos. Nuestra felicidad es nuestra responsabilidad".

Imagen tomada de:.casadellibro.com
Esta frase pertenece a uno de los análisis que la psicóloga Carmen Lourerio va realizando al hilo de las historias que Marta Rivera de la Cruz (una de mis escritoras favoritas: os recomiendo todas sus obras) nos narra, con su habitual maestría (magnifica creando personajes  y enredándolos en tramas que te atrapan y te llevan en volandas hasta el final).

A partir de 10 relatos de amor, que pasan por diferentes momentos (el enamoramiento, los celos, la dependencia, el fracaso...), Carmen Lourerio va analizando cómo construimos nuestras relaciones, cómo le damos forma sin darnos cuenta de que, muchas veces (la mayoría, diría yo) no somos demasiado inteligentes cuando nos enredamos en nuestras historias de amor. 

Algunas de las historias, como el cuento de los celos, pueden ser muy buenas para trabajar con los adolescentes las relaciones de pareja.  
Es un magnifico recurso (los cuentos siempre nos gustan) para reflexionar sobre nuestro nivel de inteligencia emocional y para plantear cuestiones muy interesantes a los jóvenes sobre todo pensando en las relaciones tan poco "sanas" (tan faltas de igualdad, respeto, comunicación...) que se están produciendo en los últimos tiempos.

domingo, 4 de octubre de 2015

Seguir los pasos de Van Gogh...

...te plantea muchas cuestiones.

Campo de trigo (tomada de www.artehistoria.com)

Van Gogh,  junto con Miguel Angel, Velázquez, y algún otro más, ocupan mi lista de "genios" particulares. Disfrutar de unos días de vacaciones por tierras francesas (Arles, Saint Remy, Aix en Provence), recorriendo los lugares en los que vivió sus últimos años y donde empezó a pintar como el genio que era, tenía un especial significado.

Durante el viaje, iba acompañada por dos libros, "Cartas a Theo", que es una recopilación de las cartas que Vicent Van Gogh le enviaba a su hermano, y por el libro "Anhelo de vivir" de Irving Stone, que narra de manera muy amena y rigurosa la vida de este gran hombre.

El primer impacto fue el sol y calor arlesiano:

"El sol arlesiano deslumbró a Vincent. El terrible calor y la diaria luminosidad intensa del aire fueron para él un mundo desconocido.
Pero fue el deslumbrante colorido de la campiña que le hizo pasarse la mano sobre sus ojos asombrados. El cielo era tan intensamente azul que le parecía increíble que fuese verdadero. El verde de los campos que se extendían a sus pies era la misma esencia del color verde, y el amarillo del sol y el rojo del suelo eran tan intensos que parecían sobrenaturales. ¿Cómo pintar semejantes colores? " (Anhelo de vivir, Irving Stone)



El viñedo rojo, la única pintura vendida en vida de Van Gogh

Van Gogh pertenecía a una familia acomodada que se dedicaba a comerciar con el arte, llena de clérigos ("No hay nada más duro que el corazón de clérigo", llega a exclamar en un momento de desesperación). Su hermano Theo, una de las pocas personas que creía en su genio y en el valor de su persona, llegó a ser el gerente de una galería de arte muy afamada en París: sin embargo sólo logro vender un cuadro de su hermano, ¿por qué?

Quizá el arte es uno de los aspectos de la cultura que mejor reflejan la sociedad en la que vivimos, una sociedad basada en el dinero y en la moda, donde sólo vale lo que unos pocos "entendidos" deciden que vale. Cuando pintó los "Comedores de patatas", Vincent era un predicador, tan implicado en ayudar a los pobres que casi muere en el intento. Estaba en la más absoluta indigencia, enfermo por no comer y cansado del abuso de los empresarios de las minas y de la gente. Ese cuadro, hoy no tiene precio, pero en aquel momento fue despreciado porque era burdo, tosco, y quizás... ¿por qué no quedaba bien en ningún "salón"? 

Comedores de patatas

Pero el genio estaba ahí. Según recorríamos los espacios donde vivió (el hospital de Arles, la casa amarilla, el café, el hospital de Saint Remy...), todo hablaba del genial pintor (los franceses saben sacar mucho partido al turismo, colocando reproducciones de los cuadros donde fueron pintados), pero se iba perfilando un retrato de una persona agresiva, huraña, tosca, no integrada, burda, brutal, y, por encima de todo, loca, que contrastaba vivamente con la persona que aparecía en los libros, llena de sueños, de fuerza, de ganas de mejorar el mundo con su esfuerzo personal.


Los Alyscamp, Arles

"Cuando pinto el sol, quiero hacer sentir a la gente su enorme potencia, sus raudales de luz, sus olas de calor y su tremendo poder. Cuando represento un trigal quiero que se advierta en él hasta los átomos que forman los granos de trigo y que pugnan por crecer y desarrollarse. (...) 


Campo de trigo con sol, Arles. (tomada de artehistoria.com)

Los campos en que crece el trigo, el agua que corre torrentosa por las gargantas, el jugo de la fruta y la vida que se desliza del hombre son todos la misma cosa. La única unidad en la vida es la unidad de ritmo. Un ritmo al son del cual todos bailamos, hombres, manzanas, agua, campos, casas, caballos y sol. (...) Cuando pinto a un labrador en su campo, quiero hacer sentir la unidad que existe entre el uno y el otro. Quiero que se sienta el sol que vivifica al campesino, a su campo, al trigo y a los caballos por igual. Recién cuando sientas ese ritmo universal en medio del cual se mueve todo el mundo, recién entonces comenzarás a comprender la vida." (Fragmento de una conversación con Gaugin, "Anhelos de vivir", Irving Stone)


Noche estrellada. Saint Remy

Le despreciaban porque no era capaz de ganar dinero, (cuando había sido el mejor vendedor de la galería de su familia); no le querían en el barrio porque tenía el pelo rojo (era el "diablo rojo") y no iba vestido correctamente; le trataban como un apestado del que había que apartarse porque, simplemente, estaba enfermo... ¿Quizás fue una víctima de las etiquetas, de las modas, de los gurús de la sociedad que dicen lo que vale y no vale, de los prejuicios sociales hacia las personas enfermas...? Una víctima más de las marcas sociales que vamos repartiendo a diestro y siniestro, sin pararnos a pensar qué va a significar para esa persona.

En todas la personas está el "genio", el genio de ser, de su dignidad, de valer por el mero hecho de ser persona, pero rápidamente empezamos a poner etiquetas: es gordo, es feo, es antipático, es hiperactivo, es... y entre todos vamos haciendo que esa persona vaya forjando su personalidad, pues, no sólo le ponemos etiquetas, sino que le tratamos de acuerdo con esa marca:  le condenamos y le aislamos o, todo lo contrario, le subimos al pedestal y le convertimos en un icono a seguir, encumbrándolo a lo más alto del "olimpo" de la fama.

Miremos a nuestro alrededor y prestemos atención en quién o qué ocupa ese olimpoTenemos personas que van a programas de televisión simplemente a emborracharse y a decirse las cosas sin la menor cortesía, en honor a una sinceridad que sólo es el nuevo marco de la mala educación, la grosería y la falta de habilidades para relacionarse. Contamos con futbolistas ultramillonarios que se dedican a insultar a otros futbolistas "por la rivalidad" deportiva (¡qué diferencia con las grandes personas que acaban de ganar un campeonato europeo de baloncesto!). Nos encontramos con modelos con cuerpos imposibles,que esclavizan a miles de personas en el mundo a gimnasios, dietas, mientras, a la vez, nos venden productos para la felicidad llenos de azúcares y vete a saber qué más cosas que son absolutamente incompatibles con esos cuerpos y menos aún con cuerpos sanos...

No quiero alargarme más, ya he escrito sobre esto y seguro que podéis seguir poniendo ejemplos. Sólo un instante  para  mencionar al teléfono móvil, ese "oscuro objeto del deseo", por el que hay que pagar el sueldo de un mes de muchas personas, hacer cola durante días para ser el primero en tener el último modelo, hechos por niños que cobran 0,19 dolares por cada jornada de trabajo, y cuyos componentes se fabrican con unas materias primas altamente contaminantes, que esclavizan y enferman a quienes las extraen y sirven para que unos pocos sean inmensamente ricos y para que nos etiqueten de pobres o de tontos o de catetos(aunque esta palabra se usa ya muy poco) a quién no los tenemos.

La lista de símbolos de nuestra sociedad, es realmente grande. Y me pregunto ¿en qué lugar se esconden los escritores, científicos, pensadores, pintores, escultores, pedagogos, historiadores...?: he tenido grandes dificultades para encontrarlos en el olimpo de la fama (salvo honrosas excepciones).

Insisto una vez más: ¿somos conscientes de lo valores que estamos viviendo y transmitiendo a las nuevas generaciones? ¿Somos conscientes del daño que se genera cuando vivimos únicamente guiados por las modas y las posesiones materiales? ¿Somos conscientes de todos los genios que estamos perdiendo aplastándolos debajo del rechazo social que genera las injustas etiquetas? ¿Somos conscientes de que somos personas y no ovejas (que me perdonen la comparación) limitadas a sus rebaños? 

Los valores se traducen en las conductas que cada uno de nosotros vamos realizando, configurando nuestro comportamiento y nuestros hábitos. Los hábitos se pueden modificar: basta con cambiar la conducta durante, al menos, 21 días.





Melocotonero en flor

Para  saber más y disfrutar de más obras de Van Gogh pincha aquí

La imágenes no mencionadas, están tomadas dwikipedia



domingo, 27 de septiembre de 2015

Para empezar la semana



"Si te mantienes en calma e intensamente concentrado, llevarás a cabo todos tus deberes con la rapidez apropiada. El arte de la verdadera acción consiste en ser capaz de actuar lenta o rápidamente, pero sin perder la paz interior. El método adecuado consiste en establecer una actitud controlada, en la que puedas desempeñar tus actividades con paz, sin perder tu equilibrio interior. (...) Ya sea que trabajes lentamente o con rapidez, abriga la certeza de hacerlo siempre desde el centro de la serenidad.

Abre la puerta de tu calma y permite que los pasos del silencio se adentren suavemente en el templo de tus actividades. Realiza todas tus obligaciones con serenidad, saturado de paz.

La felicidad reside en darte tiempo para pensar y practicar la introspección. Recógete en soledad, de vez en cuando y permanece más tiempo en silencio. (...) A través de los portales del silencio, el sol bienhechor de la sabiduría y de la paz iluminará tu existencia."

"La paz interior, El arte de ser calmadamente activo y activamente calmado". Paramahansa Yogananda

jueves, 10 de septiembre de 2015

Los libros y la vuelta al cole







Hoy, día de vuelta al cole, os dejo esta cita:


"—Libros, mi estimado teniente —subraya—. Míos o de otros, da igual... Basta con su agradable conversación para saber que a usted no le son ajenos. Y, volviendo al asunto de antes, nadie puede ser sabio sin haber leído por lo menos una hora al día, sin tener biblioteca por modesta que sea, sin maestros a los que respetar, sin ser lo bastante humilde para formular preguntas y atender con provecho las respuestas... Procurando que nunca se diga de él lo que Sócrates dijo de Eutidemo, aplicable a muchos de nuestros compatriotas: Nunca me preocupé de tener un maestro sabio, sino que me he pasado la vida procurando no sólo no aprender nada de nadie, sino también alardeando de ello." Arturo Pérez-Reverte, Hombres buenos.

¿Nos ponemos como objetivo para este curso fomentar el amor por los libros? ¿Empezamos cada uno en nuestro pequeño espacio a fomentar el respeto por los maestros? Y uno más, ¿colocamos a la EDUCACIÓN en el lugar que merece?


¡Feliz curso! ¡Disfrutar mucho!

domingo, 6 de septiembre de 2015

Un libro de vez en cuando: Hombres buenos


Acabo de terminar de leer el último libro de Pérez-Reverte: ¡Me ha encantado!

Ha servido para reconciliarme con el autor, a quién admiraba como escritor, siguiendo todas sus novelas y, lo más importante, como persona. En los últimos tiempos, la verdad que habían sido frustrantes los acercamientos a sus libros (que esperaba con la ansiedad que sentimos ante nuestros autores favoritos) como el último capítulo de Alatriste, el libro del Dos de mayo y alguno más que me llevaron a dejar de leerle.

Me anime a volver a intentarlo gracias a una entrevista que vi en televisión (no recuerdo el programa) y sus palabras me devolvieron a aquella persona que admiraba y a quién tuve ocasión de conocer en una charla impresionante que dio a un grupo de chavales, animándoles a leer.

La novela es magnífica en su estructura, con el sistema que ha utilizado de intercalar los momentos en los que iba documentado los escenarios de la historia y reconstruyendo a los personajes, con el desarrollo de la trama.

"Pero eso no ocurre sólo con libros ya escritos, sino también con libros por escribir, cuando es el propio viajero quien puebla los lugares con su imaginación. Eso me ocurre con frecuencia, pues pertenezco a la clase de escritor que suele situar las escenas de sus novelas en sitios reales. Pocas sensaciones conozco tan agradables como caminar por ellos con maneras de cazador y el zurrón abierto mientras una historia fragua en tu cabeza; entrar en un edificio, caminar por una calle y decidir: este sitio me conviene, lo meto en mi historia. Imaginar a los personajes moviéndose por el mismo lugar, sentados donde estás, mirando lo que miras. Comparada con el acto de escribir, esa fase previa es aún más excitante y fértil, hasta el extremo de que ciertos momentos de la escritura, su materialización en tinta, papel o pantalla de ordenador, pueden presentarse luego como acto burocrático y hasta ingrato."

Es amena, entretenida, divertida (son geniales las situaciones con los actuales académicos), con aventura y duelos (¡cómo los echaba de menos!) y, sobre todo, es un recorrido por el mundo de los valores, valores como la educación, la honradez, la bondad, la lealtad, el valor, el coraje... que cada día abundan menos.
Es un canto al diálogo, a la discusión filosófica, al pensamiento crítico, al valor de la educación y una crítica feroz al mundo de las apariencias, del dinero, de una política y unos políticos ineptos e incultos, a la mediocridad de los instituciones y a su utilización torticera.

"—Todos los recuerdos lo son... Todo lo vivido aprovecha, de una u otra forma. Excepto para los fanáticos y los imbéciles.(...)
Son los hombres inspirados los que iluminan al pueblo, y los fanáticos quienes lo extravían. Pero el freno que debe oponerse a los excesos de estos últimos no debe, en absoluto, coartar la libertad tan necesaria a la verdadera Filosofía."

El argumento nos sitúa en los tiempos previos a la Revolución Francesa, la Ilustración, en la que dos académicos de la Real Academia de la Lengua Española reciben el encargo de ir a París a comprar la Enciclopedia. A pesar de contar con la autorización del rey y un visto bueno relativo de la iglesia (formaba parte del Indice de libros prohibidos), la oposición a que el libro llegue a España, va a rodear la misión de los dos académicos de dificultades.
Es una novela histórica, plenamente actual. 





jueves, 3 de septiembre de 2015

Mirar dentro de ti: propósitos para septiembre



Fotografía tomada de: http://quehacerpara.net/wp-content/uploads/2014/09/MujerEspejo2.jpg


"Los grandes maestros de la India que han manifestado un vivo interés en el mundo occidental han comprendido plenamente las condiciones de la vida moderna en este hemisferio. Ellos saben que la situación mundial no podrá mejorar a menos que cada país llegue a asimilar profundamente las principales virtudes tanto de Oriente como de Occidente; cada hemisferio necesita de lo mejor que el otro puede ofrecerle. (...) En Oriente, el sufrimiento se manifiesta principalmente en el plano material mientras que, en Occidentes, es más aparente en los planos mental o espiritual. Pero es un hecho el que todas las naciones padecen de los doloroso efectos de una civilización desequilibrada. (...) Los males atribuidos a una abstracción antropomórfica llamada "sociedad" pueden ser desentrañados, más pragmáticamente, del interior de cada individuo. El ideal de una sociedad perfecta debe germinar primero en el seno de la vida privada y, sólo entonces, florecerá la virtud en la vida cívica; las reformas internas conducen 
de manera natural a las externas. En efecto, un hombre que se ha reformado a sí mismo reformará a miles",  (pág. 680 y siguientes, Autobiografía de un Yoguï, Paramahansa Yogananda, fotografía tomada de: www.yogananda.com.au/img/gurus_img/py1940-2.jpg).

Estas sabias palabras fueron escritas en el año 1945, ¿no le encontráis validez  en el 2015?
Podríamos pensar un poco cómo somos y cómo actuamos cada uno de nosotros y quizás entendamos algo cómo se comporta esa entelequia llamada "sociedad". Sólo mira a tu alrededor y, si te atreves, dentro de ti.

domingo, 30 de agosto de 2015

Camino del exilio I: El memorial de Portbou


Cruzar la frontera por Portbou es una experiencia muy emotiva. Allí, en un paisaje bellísimo, parece que el tiempo se detuvo en aquellos días fríos de enero del 39 en los que miles de españoles se convirtieron en refugiados.


Al detener el coche en tierra de nadie y mirar a tu alrededor, sientes algo especial dentro de tí.  El aire parece estancado, silencioso, cargado de sentimientos. El camino es estrecho y sinuoso, montañoso. 


Si miras adelante, ves allá abajo la playa de Argelès sur Mer, el próximo destino; atrás "la senda que nunca se ha de volver a pisar"; a tu derecha, la inmensidad azul del mar y, a tu izquierda, junto con la abandonada garita de la guardia de fronteras, el Memorial de Portbou.

El Memorial es muy sencillo. Se trata de unos paneles que, a través de fotografías, rinden homenaje a la memoria de todos aquellos refugiados que cruzaron, dejando atrás todo lo que tenían.


Cuando me acerqué a mirar las fotos, no pude evitar que la emoción que ya llevaba acumulada se desbordará en lágrimas al contemplar las caras de esos miles de personas, mujeres, ancianos, niños, que sólo sabían que tenían miedo, hambre y frío; personas humilladas por una próxima derrota, cogidas en medio de una guerra que sin saber cómo ni por qué les había expulsado de sus casas y su tierra. Refugiados que cruzaban una frontera inhóspita, buscando la paz y la seguridad del país vecino, para acabar confinados como delincuentes en un campo de refugiados (o de prisioneros o de...) ubicado en el cercana playa de Argeles sur Mer.



La frontera se abría y se cerraba arbitrariamente y a cuentagotas, obligando a aquellas personas a permanecer a la intemperie, sin más alimentos que los que ellos llevarán y sin auxilio de nadie. Poco a poco pasaban y eran llevados a una playa cercada con un alambre de espino, en la que tampoco había lugar donde cobijarse, ni aseos, ni... sólo desesperación. 


 En medio de todos ellos, portavoz de la dignidad, D. Antonio Machado, el poeta cansado de vivir, que pedía le dejarán en la cuneta. Un hombre bueno, honesto y leal a sus principios que defendió la legalidad del gobierno legítimamente elegido ("yo no soy político; si la República hubiese sido de derechas, también la hubiese defendido"), por un pueblo que sólo buscaba el progreso, harto de injusticias y de gobernantes inútiles.
Algunos amigos, consiguieron sacarle de allí junto a su anciana madre y llevarles a Colliure, donde "le cubre el polvo de un país vecino" y cruel que no supo estar a la altura de las circunstancias, igual que ahora mismo esta Europa tan civilizada no sabe qué hacer con todas esas personas que buscan el amparo contra la crueldad, la barbarie y a los que no dejamos pasar en nombre de no sé qué cuotas.

Desde aquí, quiero agradecer la construcción de este Memorial en la frontera, (no tengo constancia de que haya ninguno más en España, perdonar si no es así) en tierra de nadie, en medio de un inmenso silencio, un lugar en el que rendir un sencillo homenaje a todas las víctimas de la barbarie de la mal llamada humanidad.




miércoles, 26 de agosto de 2015

La fe y los exámenes.





Foto tomada de: http://actualmundo.com/actualidad/imagen-de-examen-de-planea-en-caricatura/


"La fe en Dios puede producir cualquier milagro, excepto uno: ¡el de aprobar un examen sin haber estudiado!" 

Esta frase corresponde a Paramahansa Yogananda  y aparece en el capítulo 10, pág. 123, de su libro Autobiografía de un yogui. Es un episodio muy divertido de su infancia y cómo tuvo que enfrentarse a los exámenes finales, aunque tenía toda la fe del mundo y la ayuda de sus maestros. 






viernes, 31 de julio de 2015

La princesa Mirabai



Hoy he descubierto a la princesa Mirabai (o Mira Bai). El nombre lo he tenido delante de mí durante varios años y no había tenido la curiosidad de saber qué era o significaba (lo lamento). Hoy se ha presentado ante mí y me ha sorprendido gratamente llevándome a la investigación y lectura de unos hermosos poemas.

Era una mística y poetisa hindú que consagró su vida al dios Krishna, del cuál recibió como regalo una imagen cuando tenía tres años.


Es un personaje muy interesante, una especie de Santa Teresa de Jesús en la India (curiosamente coincide hasta en las fechas, ya que supone que vivió entre 1498 y 1546). Os dejo aquí dos poemas suyos muy reveladores de su pensamiento y sentimientos:

"Mi Maestro me ha revelado
el espejo dentro de mí;
ahora cantaré y bailaré en éxtasis.
Al verdadero Señor he llegado a ver
nadie sabe de este tesoro
que yace dentro de mi propio ser".



"Mi amor es mi casa,

miré hacia el camino durante años
pero nunca logré verlo.
Saqué el plato de veneración,
regalé mis joyas.
Después de esto, el envió palabra.
Mi oscuro amante ha venido,
la dicha está sobre mis brazos.
Hari es un océano,
mis ojos lo tocan.
Mira es un océano de dicha,
Lo toma todo en su interior".


Cuando quedó viuda, fue considerada una rebelde y perseguida por su forma de vida ya que se negó a suicidarse como mandaba la tradición de aquella época. Sufrió varios intentos de asesinato por parte de su cuñado (entre ellos, le envió un cesta de flores con una serpiente dentro que se convirtió en estatua cuando ella la toco) y fue perseguida durante toda su vida. Además, representó algunos de los valores más destacados de la lucha por la igualdad de la mujer:

 "un gran sanya-sin, se negó a recibirla porque era mujer, pero la respuesta de ella lo llevó humildemente a sus pies: -Decid al maestro- dijo Mirabai- que no sabía yo que hubiera en el universo ningún Varón, excepto Dios, ¿no somos todos hembras ante Él?" (Paramahansa Yogananda, Autobiografía de un Yoquï).

(Este artículo es un pequeño homenaje a mi maestro y a su Mirabai: te estoy agradecida por mostrarme el camino).



domingo, 26 de julio de 2015

Mente Zen, mente de principiante

Mi visita anual a la Feria del Libro siempre me permite encontrar pequeñas joyas (sobre todo si das con el librero de toda la vida, que sabe lo que necesitas y quieres aunque tu no tengas ni idea) como esta: Mente Zen, mente de principiante.


Tomado de: http://libros.fnac.es/a722389/Shunryu-Suzuki-Mente-zen-mente-de-principiante

Decidí comprármelo inmediatamente porque lo de principiante se acerca mucho a mi estado mental y emocional y lo guarde para leerlo en la playa, cosa que he hecho y de la que he disfrutado plenamente, aunque sólo este en "parvulitos" de la práctica del zanzen.

Hace medio siglo Shunryu Suzuki (¿verdad que tiene cara de "buena gente"?)  pretendió acercar el Zen a los estadounidenses y viajo a San Francisco, donde creo un monasterio budista. Este libro es la recopilación de muchas de sus enseñanzas y conferencias, donde, paso a paso, trata de explicar- no explicar qué es el Zen y cómo se practica.



El libro es realmente interesante y da para muchas horas de meditación. Os invito a leerlo si estáis interesados en la inteligencia emocional y en el mindfulness: encontraréis la base de mucho de lo que se propone en estos ámbitos. Os dejo está cita a modo de ejemplo:

"Así, lo más importante para ser feliz y para hacer felices a otros es expresarte libremente tal como eres, sin intentar ajustarse intencionadamente para ser elegantes (...) De modo que debemos concentrarnos con toda nuestra mente y nuestro cuerpo en lo que hacemos; y deberíamos ser fieles, subjetiva y objetivamente, a nosotros mismos, y especialmente a nuestros sentimientos. Si no te sientes muy bien, es conveniente expresar cómo te sientes sin ningún apego ni intención particular. Así, podrías decir: Oh, lo lamento, no me siento bien. Eso es suficiente. No debes decir: Tú haces que me sienta así!"